Siempre he sido fan de los viajes, sola, cuando aún estaba metida en el mundo de los negocios, ya me gustaba organizarme mis viajecitos: los disfrutaba muchísimo, aunque me divertía mucho con mis colegas!
Viajar sola me permitía, a parte de hacer mi trabajo, visitar museos, salas de yoga, acostarme pronto sin compromisos, levantarme mas temprano, recorrer las ciudades, hacer running, y todavía lo recuerdo como de las mejores experiencias de mi trabajo. De hecho mi vida se fue volcando hacia ese lado de la balanza que cada vez era más importante para mi. Tengo muy claro que estar y viajar sola me ha ayudado a crecer enormemente.

A veces me preguntan si no me aburro en un retiro de silencio, si no me agobio. Es una pregunta normal en un principio, sin embargo, lejos de este tipo de emociones, los retiros de silencio también son una opción muy enriquecedora.

retiro de yoga

¿Os acordáis de aquellas excursiones y campamentos a los que íbamos de niños? ¡Qué felicidad! ¡Tu mochila, el bocadillo, la gorra, cero preocupaciones, solo la libertad y las ganas de descubrir lo nuevo! Pues esa es la llamada que os quiero hacer. Proponte unas vacaciones diferentes, sal de la rutina de las vacaciones de cada año, cambia de filosofía. ¡Vete solo! ¡O sola! Conoce gente. Si ya eres practicante, para disfrutar de tu práctica; si no lo eres, porque estás a punto de conocer algo nuevo, y eso nos encanta.

A nuestra mente le encanta la fluctuación y las novedades, lo sabemos, sin embargo la mayoría de las personas hacen siempre las mismas cosas. ¿No es curioso?

¿Cuántas personas conoces que se quejan y se aburren constantemente? Sin embargo, no cambian nada. Yo cada año, busco un retiro, un destino, cojo mi mochila y mi esterilla y me voy de viaje! Hay muchas opciones: puedes buscar un retiro que ofrezca un plan que te llame la atención en un destino que te apetezca y esté al alcance de tu bolsillo. O bien puedes optar por una formación para maestro de yoga. A lo largo del año, no existen muchas posibilidades a veces de encontrar el tiempo para aprender algo nuevo o hacer yoga, en vacaciones es perfecto, y vuelves con una enseñanza, lo cual nos motiva enormemente.

India, Indonesia, este año Girona! Puedes irte lejos o cerca, el nivel de satisfacción no se mide en kilómetros!

retiro en la montaña

Crecemos fuera de la zona de confort, y eso ya lo hemos oído muchas veces, el coaching nos lo repite constantemente. Cada cambio nos permite decidir cómo queremos ser, quién quiero ser, con quién quiero relacionarme, cómo me relaciono. Y esta es una increíble oportunidad para volver a conocerme y a reinventarme. Me permite fuera de la dinámica y de la inercia del día a día, decidir qué cambios quiero hacer. Así que yo las considero vacaciones de crecimiento además, porque aparte de disfrutar, crezco como persona.

Os escribo a punto de irme en unos días a un retiro de yoga en el que compartiré con un montón de gente nueva, unos días con uno de mis swamis favoritos, ¡y esto me produce mariposas en mi barriga!

Ojalá mis palabras te sirvan para buscar tu retiro ideal. Y no lo pienses, ni lo dudes demasiado, confía en el universo, ¡no quieras llevar siempre la riendas de todo! Déjate llevar, disfruta, relájate, haz cosas nuevas que te llenen de felicidad y regresa de tu viaje, en paz…


Lee más de Silvia Devi en su blog.